Llevando felicidad

El hambre es una de las peores sensaciones que puede sentir el ser humano, y no es esa hambre de cuando se te pasa la hora de la comida, o por el simple hecho de estar ocupado.

Es esa sensación de tener hambre y saber que no tienes nada que comer a ninguna hora del día, millones de familias hoy en dí­a en Venezuela sienten esta sensación tan dura de no poder tener al menos una comida diaria, el retumbar de sus estómagos en el sonido más tenebroso, mas tenebroso que un rechinar de puerta.

Manos a la Obra por Venezuela asumió el compromiso de llevar ayuda y alivio a quienes más lo necesitan, ver rostros a los cuales se les dibuja una sonrisa, niños que dicen “muchas gracias, hoy no habí­a comido”.

A pesar de los duros tiempos que vivimos existe aún personas nobles de buen corazón que se preocupan por el prójimo, para eso nació MANOS A LA OBRA POR VENEZUELA.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *